La recaida del Martinenc | El mundo deportivo (pàg. 3)

Data: 21/06/1926

Font: El mundo deportivo

Autor: Bas

Text:
La "recaida" del Martinenc

Martínenc 1-U.S. Sans 5

En un partido de baja calidad, el <> encuentra facilitada su rehabilitación por la nueva deficiente actuación martinense

El match de ayer en San Martín, sin tener caracteres de sensacionalidad, no estaba desprovisto alicientes. pero a partir de los primeros quince o veinte minutos de juego, el interés más o menos justificado que podía presenciar el encuentro, quedó relegado a un segundo termino. La incógnita el resultado del partido, en aquel momento quedaba ya despejada, y por lo tanto, si algo podía mantener la atención del público era el buen juego que podía producirse en el resto de la contienda, y como la calidad esperada no apareció por parte alguna, queda fácilmente explicado cómo que se nos prometía cómo "plato sabroso" se convirtió "condimento" vulgarisimo.
El Sans, según impresión general, debía rehabilitarse en el match de ayer, el resultado adverso sufrido el domingo anterior. sí ante el Martín no hubiese conseguido el equipo de Greenwell su propósito, era de creer claro descenso del mismo.
Y el once de San Martín, por su parte, tenía la misión de confirmar en su propio terreno en dónde luchaba, por primera vez en esta segunda vuelta del campeonato, que la "recuperación" iniciada en su match de Las Corts no sufriría en adelante nuevo estancamiento.
Pero ni el Sans, por la calidad del adversario, pudo demostrar que se encuentre en buena forma, aún saliendo netamente victorioso, ni el Martinenc pudo hacer mantener a sus "supporters" la esperanza que les cabía de que su equipo favorito eliminaría los resultados adversamente copiosos que tanto le han perjudicado moral y materialmente en la actual temporada.
Por tales afirmaciones se comprenderá que el partido en si no pudiera satisfacer ni a unos ni a otros. En el aspecto material, no obstante los "istas" de Sans, si no satisfechos de la exhibición de su equipo, podían poner cara sonriente porque este había conseguido dos puntos preciosos y una victoria copiosa.
Al sortearse los terrenos le tocó al Martinenc en "suerte", defenderse contra sol, viento y pendiente (muy pronunciada, cómo es sabido, en el terreno de San Martín). Tres adversidades alas que pronto sumarse dos mas. La carencia de exterior izquierda, por la nulidad del "aprendiz" que ocupo tal sitio, y la falta de táctica de quién debe regirse en tales casos cómo encauzador de las fuerzas disponibles.
Estas dos adversidades, mas qué tal denominación, tienen como más apropiado otro calificativo. pero dejando aparte esto, no debemos pasar por alto la equivocación que sufrieron los de San Martín en los dos primeros cuartos de hora de lucha.
Cuando el match de Las Corts a que antes nos hemos referido, y que presencio quien esto escribe, tuvimos ocasión de elogiar al Martinenc su buena defensiva qué fue eficaz por haber puesto en ella especial cuidado, replegándose constantemente los dos interiores de la línea de ataque. Y ello lo hizo el Martinenc en el terreno del Barcelona porque de antemano daba el match por perdido y lo que iba a evitar era una serie derrota.
Por lo tanto, si el encuentro de ayer con el Sans, el once de San Martín no hizo lo mismo, a falta de táctica debemos achacarlo, pues no carecía de motivo obrar de igual forma. Sí otras consideraciones no le parecían qué le obligaban a ello, por lo menos los tres indicados elementos en el sorteo se le había puesto en contra (sol, viento y pendiente), le daban sobrados motivos para ponerse en situación de franca defensiva, táctica que podía ser cambiada en la segunda parte, según aconsejaren las circunstancias.
Pero por lo visto, el Martinenc no debió considerar a los de Sans los suficientemente peligrosos para obrar de tal forma, y ya en las primeras jugadas quiso intentar el ataque. fallo éste y el dominio paso a manos de adversario, el cual a los cinco minutos lograba ya el primer tanto shoot largo de Peidro.
Siguió el Sans haciendo juego a placer, pero fallando a la mayoría de remates. no obstante, a los diez y seis minutos, hacia su aparición en el marcador segundo tanto sansense, obtenido por Tonijuan.
Siete minutos más tarde, Oliveras de shoot bombeado, conseguía el tercero, y a los cuatro siguientes, o sea los veintisiete de empezado el match, Peidró con el cuarto tanto, Nava la iniciada victoria carácter de definitiva.
Termino sin nueva alteración el primer tiempo, pero con igual característica: Dominio del Martinenc y defensa más o menos acertada de éste, según eran los aciertos de ataque de su adversario. no hubo más goals, justo es decirlo, por unos cuantos aciertos "in extremis" del guardameta rojo, Iglesias.
El primer tiempo el Martinenc y en virtud de ello, en comparación con lo que podía hacer, tampoco el Sans hizo el buen juego que cabía esperar. descansada la parte defensiva, el ataque por el apoyo de los medios era insistente, pero los verdaderos aciertos entre los cinco " forwads", brillaban por su ausencia.
En la segunda parte, con sol y pendiente a favor (el viento ya no soplaba), el Martinenc tuvo unos diez minutos completamente favorables. En ellos dejo de marcar en dos ocasiones por favorecer la suerte al Sans, pero finalmente obtuvo su único tanto qué arrebato Creixells al ser lanzado uno de los cuatro corners qué durante el match ejecutor el Martinenc.
Y luego de conseguido este goal, el Sans volvió a reconquistar la iniciativa y su dominio, menos insistente que en el tiempo anterior, prosiguió hasta el final. el Martinenc, por lo tanto, pareció qué habiendo conseguido el goal el honor, poco más tenía obligación de hacer.
El Sans tropezó en este segundo tiempo, en su ataque, también con algo de adversidad en algunas ocasiones, pero así y todo pudo conseguir otro tanto, a los venticuatro minutos de un remate de cabeza de Monleón a centro de Rini.
El match en los cinco minutos finales se endureció insospechadamente y cuando el señor Sampere dió señal de haberse terminado, Rini y Pina se agredieron mutuamente y la Guardia Civil tuvo que intervenir para sofocar el conato motín que se iniciaba.
El Martinenc alineó el siguiente once: Iglesias, Viñas, Sala, Camorera, Samsó, Pina, Vilar, Lakatos, Batet, Creixells y Aubeso.
El Sans estuvo constituido por: Alsina, Perelló, Balasch, Soligó, Moliné, Calvet, Rini, Tonijuan, Peiró, Monleón y Oliveras.
El Martinenc, constituido en forma distinta anteriores matchs, y faltando de sus más conocidos elementos, Barrachina y Rodríguez, tubo en Iglesias un buen defender de su marco. Sala fue el mejor back, y Vilar y Lakatos los mejores delanteros. Viñas no estuvo muy afortunado; los medios no hicieron más que demostrar voluntad y el centro ya la izquierda del ataque estuvo sencillamente mal.
El Sans, que también estuvo modificado, con la falta de Peidró y Gularons, Eoligo y Calvet como sus mejores aquipiers en relación a la cantidad de juego debieron desplegar. Alsina fue poco inquietado; Perelló y Balasch pudieron mostrarse seguros, Moliné cumplió en su lugar de compromiso y Rini y Oliveras fueron los que mejor lucharon en el ataque. el trío central del mismo, se mantuvo en un plano regular solamente.
Arbitró sin apuros el señor Sampere y rara vez fallo equivocadamente.
El público, bastante numeroso, se mantuvo siempre correctísimo.

Bas