Sólo pudieron los blanquiverdes forzar el desempate | El mundo deportivo (pàg. 5)

Data: 24/05/1965

Font: El mundo deportivo

Autor: R. Millan

Text:
En Sarria

Sans, 2 Almería, 0

Sólo pudieron los blanquiverdes forzar el desempate

Digamos tengo un conjunto el partido resultó escasa calidad, por no decir totalmente de esta, ya que ambos equipos se emplearon con exceso de nervios, con mucha virilidad, qué algunos casos rocío en la violencia, qué es el elevó demasiado el balón, que el juego fue continuamente cortado por el árbitro, señalando faltas, en su deseo que no se escaparse de su dirección, y finalmente, la nota dominante fue la emoción. emoción, por la inmovilidad del marcador en el primer periodo, por la incertidumbre, qué tras la consecución del primer tanto, - obra de Navarro, en el minuto 10 del segundo periodo, al rematar esa un centro Elizando, que aún desvío un defensa en su intento de despeje- se produjo la ante la posibilidad de llegar a la igualada, que parecía inminente, debido al dominio territorial de los blanquiverdes, y tras el logro de esta - en el minuto 38, a la salida del decimosexto corner contra la puerta del Almería, lanzado por Elizondo y rematado por Domenech- por la de decidir la eliminatoria minutos finales, objetivo que pese a los buenos deseos no se consiguió.
Si hemos de referirnos al dominio territorial, convendremos en qué este correspondió en un noventa y tantos por ciento al Sans, pero fue un dominio infructuoso, por los fallos de los delanteros, por la carencia de disparo en el primer tiempo, por las buenas intervenciones del meta andaluz Arias, en el segundo tiempo y también porque se malograron un sinfín de situaciones por los constantes fuera de juego en qué de forma reiterativa insistió algún delantero blanquiverde.
El Almería jugó el encuentro esencialmente en plan defensivo, retrasando efectivos, que solo en contadas ocasiones volvieron a sus lugares teóricos de origen y desde el principio demostraron que su fin y meta, era mantenerla igualada la forma que fuese, perdiendo tiempo sin recato, lanzando balones a las bandas, en ocasiones sin motivo aparente, y cediendo en corners en cantidad abusiva.
En resumen, mucho empuje, aunque escaso juego en el Sans, idéntica falta de calidad en el Almería, un arbitraje que solo fue discreto y un resultado justo, que deja las espadas en alto.
SANS: Rabassa; Cruz, Domenech, Moya; Ruiz, Manolete; Elizondo, Andresín, Navarro, Campos y Villodres.
ALMERIA: Arias; Moro, Aparicio, Ruiz; Helio, Esparza; Nani, Gargallo, Arranz, Giménez y Molina.
Antes de iniciar el encuentro, don Juan Solanas Almirall, concejal del distrito VII, entregó un trofeo del Excmo. señor alcalde, don José María de Porcioles y Colomer, para su colega de Almería, en correspondencia a una placa que esté había remitido, y asimismo la señorita Pepita Soianas, hija del citado concejal, recibió un precio ramo de flores de la Casa de Almería de nuestra ciudad.
R. MILLAN

EL DESEMPATE ALMERIA SANS, MAÑANA, POR LATARDE, EN VALENCIA

No hubo acuerdo en las conversaciones que mantuvieron los directivos Sans y el Almería, al concluir el encuentro con idéntico resultado al que arrojo el primero. El Sans pretendía jugar en nuestra ciudad en cualquier terreno, a elección de sus contrarios, ofreciendo a cambio un porcentaje de la taquilla, que indudablemente hubiese sido crecida que en cualquier otra plaza. Desestimada esta oferta, se trato de llegar a un acuerdo sobre la plaza a disputar el desempate, y tampoco hubo coincidencia, pues mientras los barceloneses votaban a favor de Valencia, los andaluces lo hacían pro de Alicante, sin que las razones y otros expuestas fuesen de suficiente elocuencia para convencer a la parte contraria.
Finalmente, se dejó en manos de la Federación, visto lo dispar de las opiniones la decisión final.
A última hora, después de haber sostenido conversaciones con Madrid, se nos comunico que había sido designado Valencia y la tarde edl martes para la celebración del desempate entre estos equipos.