El nuevo avance saballense | El mundo deportivo (pàg. 3)

Data: 25/01/1926

Font: El mundo deportivo

Autor: Offside

Text:
En Sans

El nuevo avance saballense

U.S. SANS, O SABADELL, I

Una lucha igualada y de incierto resultado, que se decidió en los últimos momentos.

Decididamente, el Sabadell va abriéndose paso, "dejando señal, por donde pasa. Sus temibles adversarios, hasta la fecha, no han logrado vencerle. En campo propio y en campo ajeno, el equipo sabadellense viene obteniendo una serie de éxitos que inquietan ya a los aspirantes a los puestos de honor.
Su match de ayer, era uno de los más difíciles que hasta ahora se le han presentado, pues si bien es cierto que supo salir airoso de la lucha con los "ases" Español y Barcelona, jugó en dichas ocasiones, en su propio terreno, factor este importante, indudablemente. El pasado domingo, en campo ajeno, frente al Gracia, demostró que su calidad es permanente contra todos los factores, y ayer, en Sans, ante un equipo de valía indiscuitble, supo confirmarlo.
Bien es verdad, que del modo que se desarrolló la lucha, un resultado nulo, esto es, un empate, habriase ajustado más a la realidad de lo que fué la contienda. Pero justo es también, reconocer, que puestos a adjudicar merecimientos para el triunfo, a uno de los dos, el Sabadell, seria el afortunado. Esto quiere decir, que aunque un empate se nos hubiera antojado una cosa lógica, visto el desarrollo del partido, la victoria del Sabadell fué obtenida, no obstante, en buena lid.
Tal vez algunos dirán que la Fortuna estuvo con ellos al lograr el único tanto de la tarde, unos diez minutos antes de terminar el partido, gracias a un free-kick que se coló, directo. Y tal vez lleven razón. Porque en partidos de fuerzas igualadas, como fué el que nos ocupa, suele decidir el resultado, corrientemente, un momento afortunado. Y así ocurrió ayer en Sans.
Llegose al descanso con empate a cero goals, habiendo efectuado ambos onces una exhibición magnífica, pletórica de entusiasmo y codicia. Tal vez, aprecióse en ligerísimo dominio del equipo del Vallés, pero no seremos injustos al decir que la partida mantuvose durante todo este primer tiempo, sumamente igualada.
Después del descanso, el Sabadell apareció con un gas tremendo, pero el Sans, fiando poco en el cariz del match, contestó en forma idéntica, lazándose sus componentes a la brega, con tesón inaudito, logrando no sólo contrarrestar aquella avalancha sino llegando incluso a superarla.
El tanteador manteníase inactivo. El tiempo avanzaba y las puertas excelentemente defendidas por Pedret y Casanovas, seguían incólumes. Un momento de descuido, el fallo más inesperado, el remate más afortunado, podía decidir el partido. Tal era la igualdad de fuerzas que los dos equipos mostraban,
Y ese momento decisivo, llegó. Castigado el Sans con un free-kick, fué lanzado éste por Bertrán. El balón, muy bien dirigido, burló los esfuerzos de Pedret, y por el ángulo se coló en la red sansense. Habíase ya decidido el partido.
Siguió a este tanto, un esfuerzo supremo de los jugadores sansenses. Más no había ya margen para lograr, cuando menos, el empate. El tiempo pasó volando, como suele decirse, y la obstinada defensa del Sabadell, defensa alternada con frecuentes ofensivas, salió triunfante de la pugna.
Distinciones, poco caben hacerlas en este match No porque la actuación de los jugadores fuera deficiente, sino por lo contrario, esto es, porque los veintidós, cosa rara, rivalizaron en ofrecer al público y a su club respectivo, lo mejor de su repertorio,
El partido desarrollóse dentro los limites de la más exquisita nobleza y corrección exceptuando los últimos momentos de la lucha, en que el árbitro se vió obligado a expulsar a dos jugadores, uno por bando, por no saber reprimir su nerviosismo.
En cambio el público, mostróse muy chillón. Y como era tan numeroso casi el de los forasteros cono el de los locales, en repetidas ocasiones tuvimos que presenciar el lamentable espectáculo del "boxeo colectivo", bien poco agradable, por cierto,

Arbitró el señor Aramburo, y su labor hemos de calificarla de aceptable, sin grandes errores.
Los onces, alineáronse de la forma siguiente:
Sans: Pedret - Perelló, Balasch - Soligó, Gularons, Calvet - Rini, Tonijuan, Feliu, Martinez y Oliveras.
Sabadell: Casanovas - Cabredo Muntané - Martí, Devesa, Tena I - Tena II, Bertrán, Zamora, Sanguesa y Sans.

Como puede verse, en el equipo sansense reapareció, después de prolonga ausencia, su centro delantero Feliu, cuya reaparición, ciertamente, no pudo verse favorecida con el triunfo deseado. Aunque lo propio Feliu que sus compañeros hicieron cuanto humanamente les fué posible para conseguirlo.
Y ahí va una opinión nuestra, particularisima. Monleón es un elemento de gran valía, y es una verdadera lástima que pueda actuar únicamente como suplente. Su inclusión en el equipo, como titular, daría a éste una mayor potencia. Quienes deban, deberían estudiarlo, en beneficio de su club.
Y no nos extendemos más - como merecería este encuentro porque el match llamado de la máxima rivalidad, está reclamando un espacio extraordinario. Y como debemos rendir culto al momento, a la actualidad palpitante, cerramos y hacemos punto final. - Offside.