El Español consigue un difícil empate a un goal con el equipo de la Unión Sportiva | La jornada deportiva (pàg. 12)

Data: 26/01/1925

Font: La jornada deportiva

Autor:

Text:
En Sans

El Español consigue un difícil empate a un goal con el equipo de la Unión Sportiva

En el campo que posee el equipo sansense en la calle de Galileo y ante un público muy numeroso, se celebró este partido, el resultado del cual defraudó por completo a los partidarios de uno y otro club: a los del Sans porque el resultado había de serles forzosamente favorable dado que desarrollaron más y mejor juego que sus contrincantes ; a los del Español, por el mal partido hecho por el equipo realista, especialmente en la primera parte.
Es pues cosa innegable y así han de reconocerlo cuantos presenciaron el partido, que el resultado obtenido no refleja en modo alguno el desarrollo del mismo ni la calidad de juego empleado por unos y otros. Tanto por el gran número de ataques a goal como por la eficacia de su juego, merecía ayer ganar el Sans; un resultado de 3 a 1 favorable a los blanqui-verdes hubiese reflejado más exactamente lo que fué el encuentro.
En la primera parte vemos al Sans actuando con un empuje y entusiasmos desmedidos viéndose impotentes los medios y defensas realistas para contener las incesantes y peligrosas acometidas del ataque blanqui-verde. El juego es llevado a gran tren por unos y otros, pero en las líneas del Sans se observa mayor movilidad, y una mayor rapidez en la concepción y realización de las jugadas. De ahí que veamos en distintas ocasiones como los delanteros sansenses le arrebatan pelotas a Pelaó, a Llauger y al mismo Zabala, obligándoles por esta causa a jugar con mayor precaución.
Durante toda la primera parte el Sans jugó mucho más y mejor que su contrincante, llegando hasta sus dominios con mayor frecuencia y poniendo en continuo jaque la puerta defendida por Zamora y por Canals y Saprissa que fueron ver los mejores de su equipo, salvándole de una seria derrota.
El ataque sansense se intensifica después de haber logrado el goal y va creciendo a medida que avanza la primera parte; sin embargo, el Sans, levado, sin duda, por aquella misma impetuosidad que los mencionado, efectúa jugadas violentas y peligrosas que el árbitro castiga aunque no en la cantidad que debiera pues el juego practicado por los unionistas en algunos momentos es en extremo sucio. Por otra parte, tres de sus jugadores atacantes, permanecieron casi todo el partido en off-side y aunque les castigaron algunos dejaron de pitarse muchos más.
El segundo tiempo nos ofreció alguna variación; en los primeros momentos nos es dable admirar un juego brillante del Español que atacó con gran ímpetu, lo que les valió el empate a poco de empezar la segunda parte, pero no consiguieron mantener su dominio y vemos como en la segunda mitad de este tiempo, el Sans vuelve por sus fueros y reanuda sus peligrosos ataques a la puerta de Zamora, con la misma poca fortuna que en el primer tiempo. Los blanqui-verdes tiran numerosos chuts al palo o rozando el larguero y no consiguen mejorar el Score a pesar de haber jugado mejor, y con el empate a un goal termina el matoh.

COMO HAN JUGADO

Uno y otro equipo sólo han tenido momentos de juego brillante ya que la dureza ha sido la nota característica durante la mayor parte del encuentro.
En el primer tiempo vemos un ataque enérgico, duro y codicioso de los unionistas falto de eficacia la mayor parte de las veces y desbaratado otras por la feliz intervención de los backs realistas, Canals sobre todo. Rino ha efectuado escapadas preciosísimas y peligrosas siempre. Tonijuán, Feliu y Martínez han formado una tripleta central de gran empuje aunque algunas veces no han llegado a entenderse por excesiva codicia ; Monleón ha secundado admirablemente la labor de sus compañeros. En conjunto el ataque ha jugado con bastante cohesión, muy rápido, pero ineficaz y desgraciado - esto más que lo otro - ante el marco enemigo.
Los medios del Sans han jugado los tres a la perfección, entendiéndose bien entre ellos y con la defensa y sirviendo buenas pelotas a sus delanteros. Esto ha sido el principal factor que ha permitido a los delanteros desarrollar el admirable juego de ayer. Si se nos permite la comparación diremos que los medios blanqui-verdes jugaron mejor que los realistas.
La defensa segura despejando, pero sin gran conocimiento del juego y sin entregar nunca el balón a sus medios y delanteros. Y Pedret bien en la puerta parando balones admirables y difíciles que le valieron muchas ovaciones.
Del Español poco podemos decir en su honor pues no tuvieron ayer, que digamos, una le sus mejores tardes. Handicapada la linea de ataque por la falta de Olariaga, enfermo, que hubo de ser suplicio por Mallorquí, mal servidos por los medios que no jugaron tampoco a la altura de otras veces, poco de provecho hicieron los delanteros ante el goal enemigo. Llauger, muy marcado por Calvet y no pudiendo contar con la ayuda de su extremo tuyo una tarde poco afortunada ; Mauri y Colls a pesar de su buena voluntad no lograron más que en algunos momentos de la segunda parte dar cohesión al ataque, logrando entonces buenos centros y algún chut con poca suerte. Zabala, jugó con su codicia peculiar, pero mal secundado hubo de fiar el ataque a su iniciativa personal, encontrando siempre la valla de la defensa contraria : Mallorquí, con más voluntad que acierto, poco hizo de bueno,
La linea media hizo decididamente un mal partido. Tanto Pelaó como Caicedo jugaron con excesiva lentitud y se vieron sorprendidos más de una vez por el enemigo. Además no secundaron el ataque con la precisión debida. Trabal, a nuestro juicio, fué ayer una vez más el mejor.
Canals y Saprissa defendieron bien; sobre todo el primero que efectuó jugadas admirables por su oportunidad y energía.
En cuanto a Zamora, creemos que el goal no debían haberselo entrado, por poco esfuerzo que hubiera hecho. Además ayer estuvo afortunado pues una gran cantidad de chuts del Sans dieron en el larguero o pasaron rozando el palo.
Los goals fueron hechos: el del Sans en la primera parte a los 15 minutos de juego. Avance del Sans; Feliu pasa a Monleón; éste centra y Martínez re mata de bolea. I empate del Español fué obtenido a los 10 minutos del segundo tiempo de un buen chut de Zabala que Pedret no pudo parar.

UN ARBITRAJE DETESTABLE

Una vez más se ha hecho sentir la falta de árbitros de categoría para arbitrar partidos de compromiso como le era el de ayer. El señor Vela, ya en los primeros momentos dejó de tocar dos manos seguidas en la propia área de defensa del Sans. Permitió durante todo el partido el juego violento de los propietarios del campo con entradas santando a cada momento; no vió una gran cantidad de off-sides cometidos por unos y otros especialmente por la delantera blanqui-verde, tres de cuyos jugadores estuvieron constantemente fuera de juego. En cambio pito numerosos off-sides imaginarios perjudicando a ambos bandos.
Pero lo más cómico es que estos señores árbitros pusieron dificultades paara arbitrar este partido, pues querían cobrar 250 pesetas, igual que lo hace el señor Llovera de un tiempo a esta parte. Francamente, ni el uno ni los otros creemos que tengan méritos ni derecho a tener estas exigencias, pues todos, sin excepción, están tal para cual y sus arbitrajes están más que bien pagados con las 75 pesetas que venían cobrando hasta ahora.

LOS EQUIPOS

Se alinearon de este modo:

R. C. D. Español. - Zamora - Saprissa, Canals - Trabal, Pelaó, Caicedo - Mallorquí, Llauger, Zabala, Mauri y Colls,
U. S. de Sans - Pedret - Perelló, Balasch - Soligó, Gularons, Calvet - Rini, Tonijuán, Feliu, Martínez y Monleón.